Gracias a todos los que visitan mi blog de música día a día de distintas partes del mundo, con mas de 572.400 visitas y más de 7480 entradas con novedades a nivel nacional e internacional de los cantantes, Festivales, Presentaciones de discos, Shows, y todo el quehacer de la discografía en el mundo.

FESTIVAL DE VIÑA DEL MAR

FESTIVAL DE VIÑA DEL MAR
CHILE

sábado, 3 de septiembre de 2016

Juan Gabriel, una gran herencia para herederos desconocidos

La Plaza Garibaldi, bastión de los mariachis, enclave de la fiesta populachera y el desamor ahogado en tequila, era un hervidero la noche del pasado domingo, justo a esa hora triste en la que, cualquier otro domingo, las cantinas se van quedando vacías. No era cualquier otro domingo: esa misma tarde había muerto el ídolo de México, «el Divo de Juárez», Juan Gabriel. «Oscura soledad estoy viviendo, la misma soledad de tu sepulcro», cantaban a llanto vivo decenas de admiradores al son de guitarras y trompetas.
Juan Gabriel, fallecido en Santa Mónica de un infarto a los 66 años, deja como legado más de seiscientas canciones –fue Armando Manzanero quien desmintió que hubiera escrito 1.800, como se ha dicho estos días–, pero no solo eso. En cuarenta y cinco años de carrera, con más de cien millones de copias de discos vendidos, amasó una fortuna que lo colocó en 2016 según «Forbes Brasil» en el puesto 18 de cantantes más ricos. Por cada uno de sus espectáculos masivos, cobraba 700.000 dólares; solo el año pasado, ganó once millones de dólares.
Su patrimonio incluye lujosas propiedades en la Ciudad de México, Ciudad Juárez, Nuevo México, Acapulco, Cancún, San Miguel de Allende, Sonora, Michoacán, Miami, Las Vegas y Los Ángeles. Y otra cosa curiosa: los derechos por el uso de las cincuenta marcas que registró ante el Instituto Mexicano de la Propiedad Industrial, para un rango de productos que van desde ropa a utensilios de cocina, pasando servicios de publicidad y entretenimiento. Si alguien quisiera, por ejemplo, abrir un bar y llamarlo «El Noa Noa», como el antro de Ciudad Juárez en el que se dio a conocer y que inmortalizó en una canción –conocida en España en la voz de Massiel– tendría que pagar a sus herederos.

Cuatro hijos

¿Y quiénes son estos? Aún no está claro: de su descendencia nunca se habló mucho. Juan Gabriel, que nunca estuvo casado, contó que tenía cuatro hijos y que la madre de estos era su mejor amiga, Laura Salas. Los cuatro se llamaban como él: Iván Gabriel, Joan Gabriel, Hans Gabriel y Jean Gabriel. Los rumores dicen que tres de ellos son adoptados y solo uno lleva sus genes, pero nunca se ha sabido cuáles. Dicen también desheredó que a todos menos a Iván, por meterse en problemas de alcohol y drogas. Se sabe, además, que le dio su apellido y su nombre –los verdaderos–, al hijo de otra amiga, Alberto Aguilera Jr., y que este tuvo un hijo que murió de sobredosis a los veintitrés años, algo que afectó mucho al cantante.
Alberto Aguilera Valadez, nacido en Parácuaro, Michoacán, quiso llamarse Juan por el maestro hojalatero que le enseñó las notas musicales y Gabriel por su padre, arriero. Cuando este abandonó a su familia –moriría en un sanatorio mental–, la madre, Victoria, se mudó a Ciudad Juárez para trabajar de sirvienta y mandó a Albertito, entonces de cinco años, a un internado.
Su primera canción, «Muerte de un palomo», la compuso a los trece años. Mientras se abría camino en discotecas, fue a dar a la cárcel de Lecumberri, acusado de un robo que no cometió. Fue allí donde lo descubrió y apadrinó Enriqueta Jiménez, «La Prieta Linda». El primer éxito comercial de su carrera fue, paradojas de la vida, «No tengo dinero».
Juan Gabriel, que recibirá el lunes un homenaje en el Palacio de Bellas Artes, tuvo siempre problemas por no estar al tanto de sus obligaciones con el Estado. Tanto que, a la fecha de su muerte, aún tenía un convenio con la Hacienda mexicana para ir saldando su deuda a plazos. En 2002, el fisco estadounidense le interpuso una demanda por no reportar en este país ganancias millonarias. «El artista sabe cantar pero no sabe contar», se justificó en una célebre grabación. «Yo creo que el artista no debiera pagar impuestos», sentenciaba, «porque con lo que hace por su país, que es un embajador neto, le salen debiendo». Esa vez fue la única que se le preguntó directamente si era gay. La respuesta hizo famosa la entrevista: «Dicen que lo que se ve no se pregunta».