Gracias a todos los que visitan mi blog de música día a día de distintas partes del mundo, con mas de 572.400 visitas y más de 7480 entradas con novedades a nivel nacional e internacional de los cantantes, Festivales, Presentaciones de discos, Shows, y todo el quehacer de la discografía en el mundo.

FESTIVAL DE VIÑA DEL MAR

FESTIVAL DE VIÑA DEL MAR
CHILE

viernes, 25 de septiembre de 2015

Las apariencias engañan: canciones que no significan lo que pensabas

Una romántica pero oscura canción de amor que habla sobre desesperanza, incomprensión y el suicidio en pareja, aunque todo enmarcado en idealismo. Si se la vas a dedicar a alguien es porque en el fondo anhelas que a ambos los atropelle un camión o uno de los autobuses turísticos double decker de Reforma (porque no estamos en Londres).
En realidad, Morissey se inspiró (e incluso parafraseó) en algunos de los más sentimentales diálogos de Rebelde sin Causa, la clásica película de ruptura protagonizada por James Dean. No, no es la clásica balada o canción de amor tradicional, aunque lo parezca: “To die by your side, well, the pleasure, the privilege is mine”, pero sí una de las más hermosas canciones del pop inglés de la historia.


The One I Love' – R.E.M.

En el reciente documental del grupo (R.E.M By MTV), ellos mismos confiesan que les sorprende la confusión generada por The One I Love, uno de sus primeros singles que trascendió el college rock.
“En los conciertos, vemos como los chicos estrechan la mano de sus novias cuando empieza la canción y las voltean a ver con ternura, pero no saben que se trata de una canción de todo, menos de amor”, dice Michael Stipe.
“La canción se trata sobre utilizar y manipular a las personas y desecharlas”. En realidad estaba claro con la línea: “A simple prop to occupy my time”.
La moraleja es que no hay que dejarse llevar sólo por los títulos de las canciones.

'Every Breath You Take' – The Police

Esta –supuestamente romántica– canción en realidad es la confesión de un stalker celoso y posesivo que le está haciendo saber al objeto de su afecto (o más bien de su acoso) que no dejará de estar de acecharla “ni cuando respire”.
Se ha malinterpretado tanto, que es uno de las canciones “de amor” más recurrentes y miles de parejas en el mundo la usan como tema de su boda, aunque no quieran enterarse que es la voz de un maniaco depresivo que amenaza con vigilar todo el tiempo (incluso cuando está durmiendo) a una persona que ya no quiere nada con él ( “¿no puedes ver que me perteneces?” dice en cierta parte la letra.)
El mismo Sting comentó alguna vez que cuando la compuso, estaba pensando en el libro 1984 de George Orwell.
Digamos que la canción es como la prima hermana de Eye in the Sky de The Alan Parsons Project otro tema que alude tanto a la figura del ojo de Horus (ahora de moda por el NWO) como la del Big Brother de Orwell, para narrar un amor unilateral y obsesivo.

'Lucy in the Sky with Diamonds' y 'Yellow Submarine' – The Beatles

Habría que ser muy ingenuo para creerle a John Lennon cuando afirmó que la letra de Lucy in the Sky With Diamonds era sobre un dibujo que su hijo Julian, en ese entonces un niño, había realizado. Obviamente se trata de una alusión al LSD, y en esos sicodélicos años 60, era lo más ad-hoc.
Aunque dándole el beneficio de la duda, Julian tenía una compañera de clase llamada Lucy O'Donell (en quien supuestamente se inspiró), que falleció en 2009 y jamás aclaró si algún día estuvo levitando en los cielos con diamantes alrededor.
El caso de Yellow Submarine es similar, la letra tan camp e infantil (habla en realidad de un viaje de drogas psicotrópicas ) es usada en los jardines de niños de todo el mundo para que los niños aprendan inglés…con la jerga de un tierno junkie en ácido.
Para ser sinceros, las letras de ambas canciones no tienen nada de subversivo, no son literales a menos que le busques. Como tampoco lo es Perfect Day de Lou Reed (otra canción mal entendida por muchos) que no, no habla de un día perfecto para alguien del club de emprendedores, sino de devoción a la heroína.

El expediente Soda Stereo

Gustavo Cerati siempre fue muy críptico en sus letras con Soda Stereo, incluso sus primeras canciones en apariencia literales: Mi novia tiene bíceps o Un Misil en mi Placard tienen connotaciones diversas.
Sí, Persiana Americana es muy directa, pero es de las pocas canciones de Soda en que la letra no es de él. En realidad no hay que ser un genio para adivinar que algunas de sus letras han sido malinterpretadas: con Cuando pase el temblor, alguien se atrevió a asegurar que la letra aludía al temblor de México en 1985 (su primera visita a nuestro país fue al año siguiente del desastre), cuando en realidad habla de un temblor emocional o orgásmico (según sus propias palabras).
Nada personal es sobre juguetes sexuales y películas pornográficas y no sobre un tipo finiquitando una relación amorosa por incompatibilidad de caracteres; lo mismo que Zoom (la grabación de un video sexual casero, dicho con las palabras glamurosas correctas, suena bien).
Por si fuera poco, hay quien se atreve a dedicar a sus novias Corazón Delator, cuando en realidad la letra es una confesión de infidelidad.